¿Qué es blockchain?

lacentralbitcoin.com | Qué es blockchain. Por qué dicen que revolucionará el sector tecnológico. Qué es la cadena de bloques.

Cada vez es más frecuente escuchar hablar del blockchain. Dicen que está llamado a plantear una auténtica revolución en el sector tecnológico. Que va a cambiar la manera en la entendemos el mundo digital. Pero, ¿realmente sabemos qué es el blockchain?

El concepto del blockchain no es algo complicado de entender. La Central Bitcoin ha creado un tutorial rápido para que no se te escapé nada de esta nueva tecnología.

Qué es blockchain

La tecnología blockchain, o cadena de bloques, no es más que un libro de registro, aunque con cierta particularidades. La cadena de bloques nació para dar soporte a bitcoin, por lo que en su inicio se basaba en las transacciones financieras.

El blockchain guarda cada una de las transacciones realizadas en su plataforma en bloques. Todos los bloques están conectados cronológicamente: Cuando se crea un bloque se enlaza con el que se ha creado justo antes. Por ello, esta tecnología se conoce como cadena de bloques.

Estos bloques están almacenados en millones de ordenadores conectados a la red del blockchain. El objetivo de multiplicar esta información es asegurar la seguridad de la red. Si la información se modifica en uno de los ordenadores, los otros seguirían igual y se detectaría el fallo. Por ello, las transacciones realizadas en el blockchain son inalterables.

Hola blockchain. Adiós bancos

La cadena de bloques es la clave de la característica principal de la moneda virtual: La descentralización.

Cuando realizas una transferencia tradicional, lo tienes que realizar a través de un banco. De esta manera, tú ordenas la operación, tú banco da la orden y el dinero se transfiere a su destinatario, depositándose también en su banco. Normalmente estas transferencias tardan unas horas o incluso días. Si la transferencia es internacional, puede tardar incluso una semana. La cadena de bloques permite realizar estas transacciones peer 2 peer, es decir, de persona a persona. Sin intermediarios. Sin necesidad de bancos. Además, las transacciones bitcoin únicamente tardan unos minutos.

Tal vez por esto, los bancos han mostrado interés en saber qué es blockchain y sus posibilidades, apoyando incluso algunas criptomonedas.

Sistema descentralizado vs sistema distribuido

Es común escuchar que el blockchain es un sistema descentralizado, pero no es del todo cierto. En la cadena de bloques cada uno de los nodos de la red estar interconectados. Si alguno de los nodos falla, la información no se pierde, está en los otros nodos. Es por ello que se trata de un sistema distribuido.

Lo que logra esta tecnología es eliminar los intermediarios. Es decir, las transacciones dejan de depender de una figura central que controla las operaciones. Por eso se habla de descentralización en la cadena de bloques.

Las transacciones en la red blockchain

Las transacciones en una red de blockchain se realizan directamente de cartera a cartera. No necesitas identificarte, lo único que se requiere es un código alfanumérico que es la clave del monedero. Cuando un usuario realiza una transferencia, esta se distribuye por todos los ordenadores. Si el monedero tiene fondos suficientes, cada nodo de la red irá apuntando la transacción.

Cada cierto tiempo se reúnen todas las transacciones realizadas y se crea lo que conoce como un bloque. Por ejemplo, en la red Bitcoin se crean bloques cada 10 minutos. Cuando se origina un bloque, se encripta toda la información. Para ello se utiliza una función que transforma los datos en un código alfanumérico conocido como hash. La particularidad de los algoritmos hash es que son muy fáciles de encriptar, pero muy difíciles de deshacer. Por último, es necesario validar el bloque encriptado. En ese momento entran en juego los mineros.

Minería en el blockchain

Los mineros son equipos conectados a la red que ofrecen su capacidad de procesamiento para validar los bloques. En primer lugar, cuando los mineros reciben una transacción, realizan dos comprobaciones consultando la cadena de bloques. Primero comprueban que tú has recibido anteriormente el dinero que quieres transferir. Posteriormente, verifican que aún no te lo has gastado. Es decir, calculan el saldo de tu cartera electrónica. Además, comprueban que la transacción está firmada con la clave privada del monedero. Si todo se cumple, comienzan a validar el bloque.

Para realizar la validación necesitan resolver complejos algoritmos. En concreto, buscan el hash específico con el que se ha encriptado el bloque, al que se le llama nonce. Los equipos mineros realizan búsquedas iterativamente hasta que encuentran el nonce. Una vez encontrado, se valida el bloque y se propaga por el blockchain. De esta manera, los mineros eliminan esa tercera persona que centralizaba las transacciones.

Estos cálculos iterativos requieren muchos recursos de los equipos mineros. Esto provoca que el consumo de energía eléctrica de estos ordenadores sea muy elevado y que, por tanto, también lo sea el coste de la minería. Por ello, normalmente la minería suele ser recompensada. Por ejemplo, en Bitcoin son recompensados con la propia moneda.

Además, en la minería reside la seguridad de todo el blockchain, al ser los responsables de evitar el doble gasto.

Seguridad de la cadena de bloques

Por un lado, los bloques son creado por millones de ordenadores conectados al blockchain. Si se quiere crear un bloque falso para, por ejemplo, agregar bitcoins a tu cartera, habría que manipular la información en todos ellos a la vez. Es decir, se necesitaría una potencia similar a la de todos los ordenadores enlazados, algo imposible.

Si la intención es modificar la información de un bloque ya existente para, pongamos, cambiar la cartera destino a una de tu propiedad, el resultado sería similar. Al cambiar una transacción, modificas la información del bloque, por lo que deberías modificar su hash. El hash de un bloque contiene una referencia al bloque anterior. Como es muy complicado deshacer esta encriptación, no puedes conocer esta referencia. Por tanto, tendrías que también modificar el hash del bloque anterior para hacer coincidir las referencias. Cuando modificas este bloques, nos encontraríamos en la misma situación, también tendríamos que alterar el anterior. En definitiva, para cambiar un solo bloque, sería necesario transformar toda la cadena de bloques de todos los nodos de la red y al mismo tiempo. No existe ninguna duda de que esta hazaña es totalmente imposible.

Por último, los mineros evitan lo que se conoce como double-spend o doble gasto. Esto surge cuando una persona envía el mismo dinero a dos destinatarios distintos. Si fuese un banco, sería fácil, porque conocen el estado de tu cuenta y cada transferencia se valida individualmente. Por ello es necesario la figura del minero como validador. El minero comprobará siempre a través de la blockchain que no hayas gastado ese dinero anteriormente.

Usos del blockchain en áreas diferentes a la financiera

La revolución de la tecnología que promete la cadena de bloques surge cuando se empezó a estudiarse para aplicarla en otras áreas. De esta manera nació Ethereum, que posee su propia blockchain. Ethereum propone que, en vez de transacciones, la cadena resuelva lo que llaman smart contracts o contratos inteligentes. Incluso son capaces de hacer correr aplicaciones.

De esta manera, Ethereum eliminaría intermediarios de multitud de procesos. Por ejemplo, se podrían crear contratos para automatizar transferencias, como las de un alquiler o un préstamos, resolver automáticamente apuestas o microseguros. De esta manera sería posible eliminar intermediarios para realizar servicios totalmente descentralizados.

Ejemplos de usos de la cadena de bloques

A partir de la idea de Ethereum, han nacido muchísimos proyectos para crear servicios descentralizados. La adopción más rápida ha sido en el sector para el que se creó: El financiero. Por ejemplo, el Banco Santander ya lo usa para realizar transferencias internacionales ultrarrapidas. Sin embargo, eso no es todo. La seguridad y transparencia del blockchain ha permitido que se extienda en muchos otros sectores. Algunos ejemplos son:

  • Gestión la de información de los Organismos Públicos. Existen multitud de servicios públicos que podrían ser descentralizados. Los datos de la Seguridad Social y los historiales médicos pueden ser gestionados en la cadena de bloques. Hay países ya están empezando a plantear aplicar esta tecnología a algunos servicios. Por ejemplo, Japón va a crear una blockchain para gestionar los registros de la propiedad.
  • Validación de identidad. Existen numerosas empresas desarrollando una manera de verificar identidades de manera fiable y segura a través de la blockchain.
  • Almacenamientos/servicios en la nube. Las empresas tecnológicas como Microsoft o Amazon han crecido considerablemente el último año ofreciendo servicios in cloud. No obstante, ya existen propuestas para crear servicios web a través de la blockchain, como la que propone DADI.

Estos son tan solo algunos ejemplos. Continuamente se publican nuevos proyectos donde aplicar la tecnología blockchain y es difícil imaginar en que área no irrumpirá. Poco a poco el blockchain irá desarrollándose y cada vez más gente entenderá de que se trata. Probablemente, en un futuro no muy lejano, comenzaremos a ver las primeras aplicaciones reales de la tecnología que transformará el mundo digital.

Si tras saber qué es blockchain aún tienes alguna cuestión, no dudes en preguntarla en nuestro foro blockchain.

¿Qué te parece? Déjanos tu opinión


loading...

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. | Aceptar | Más información